DEFECTOS DE REFRACCIÓN

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El ojo es un aparato complejo que recibe luz, la enfoca  mediante un sistema de lentes y la convierte en un estímulo eléctrico que se conduce al cerebro a través del nervio óptico donde este es procesado y se convierte en visión.

El ojo funciona como una cámara fotográfica. Tiene una apertura en la parte anterior (la pupila), un sistema de lentes para enfocar (cornea y cristalino) y una membrana sensible a la luz en la parte más interna (la retina). Si los rayos de luz no se enfocan correctamente en la retina, entonces se produce un defecto (vicio o error ) de refracción, técnicamente llamado Ametropía. Los defectos de refracción son: Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo. Estos pueden aparecer solos o combinados y aunque generalmente se dan en ambos ojos en magnitud similar ocasionalmente  son muy asimétricos.

¿Qué es Hipermetropía?

La Hipermetropía ocurre cuando los rayos de luz  se enfocan detrás de la retina porque el ojo es muy corto o su sistema de lentes tiene poco poder para enfocar; esto  hace que el ojo deba hacer un esfuerzo mayor para enfocar la imagen, lo que produce síntomas principalmente en  visión cercana y si su magnitud es significativa visión borrosa de lejos y de cerca.

La Hipermetropía es considerada normal en la infancia, cuando es simétrica y está en determinados rangos para la edad ( por ejemplo un niño de 2 años puede tener 3 dioptrías de Hipermetropía mientras que esta cantidad a los 7 años ya no es normal). Esta Hipermetropía es llamada fisiológica y en general no requiere tratamiento. Cada niño es un caso particular, y dependiendo de factores que el oftalmólogo tratante pondrá en consideración (edad, visión, magnitud del defecto, presencia de desviación  o síntomas) determinará si debe o no ser tratada con gafas. Es importante que esta medida en los niños sea tomada bajo el efecto de gotas que paralizan los sistemas de foco ( Cicloplegia) ya que  puede haber una magnitud importante de Hipermetropía no evidente al examen porque es compensada por la acción  del sistema normal de acomodación o enfoque, que en los niños  es muy fuerte.

El ojo tiene un proceso de crecimiento normal que puede ir más o menos hasta  los 12 años; así la Hipermetropía fisiológica tienden a ir disminuyendo lentamente hasta desaparecer; sin embargo no es un proceso uniforme en todas las personas ni predecible, de forma que no es posible anticipar en un niño cómo será. Lo que es importante es entender que hay casos que no requieren manejo y otros que ameritan la adaptación de gafas y que las gafas no modifican el proceso  sino que permiten un buen desarrollo visual para estos niños. 

¿Qué es Miopía?

La miopía ocurre cuando los rayos de luz se enfocan por delante de la retina debido a que el ojo es muy grande o el sistema de lentes enfoca la imagen más adelante.

La Miopía produce mala visión de lejos pero la visión cercana es buena. A diferencia de la Hipermetropía no se puede lograr una visión más nítida usando los sistemas de foco y se requiere  la adaptación de ayudas ópticas (gafas o lentes de contacto) para mejorar la calidad e la visión.

Puede  presentarse a cualquier edad, aunque es más frecuente su aparición en la segunda década de la vida; generalmente aumenta y se estabiliza al terminar la adolescencia. Cuando los niños pequeños que aún no entran al colegio tienen una Miopía baja y simétrica puede decidirse no adaptarles gafas ya que sus demandas de visión no lo justifican. Sin embargo en la edad escolar la Miopía puede ser causa de significativa limitación y debe ser corregida.

Al igual que con los demás defectos refractivos el uso de gafas permite una buena visión pero no cambia el curso natural, es decir no modifica la progresión del defecto.

No existe en la actualidad ningún tratamiento que haya demostrado ser efectivo en detener el aumento de la Miopía.

Un caso particular mucho menos frecuente que la Miopía refractiva común son las Miopías  degenerativas o patológicas, donde se producen un crecimiento exagerado del ojo con miopía muy alta, lesiones retinales asociadas, perdida significativa de visión y a veces desviación.

¿Qué es Astigmatismo?

El astigmatismo ocurre cuando  la imagen se distorsiona por que los rayos de luz en  unos meridianos no se enfocan adecuadamente en la retina. Esto sucede porque la córnea no tiene un contorno regular, como si en lugar de ser el casquete de una esfera fuera el casquete de un huevo.

Produce una imagen distorsionada tanto de lejos como de cerca; puede presentarse solo o asociado con Miopía o Hipermetropía.

Un caso especial es el asociado a  deformación progresiva de la córnea o Queratocono, enfermedad frecuente con marcada tendencia a la herencia y fuertemente relacionado con el hábito de frotarse los ojos.

¿Que síntomas dan estos defectos?

Depende del tipo de defecto y su magnitud. Sin embargo la mayoría de veces son asintomáticos en niños pequeños, por lo que insistimos en exámenes periódicos a todos los niños aunque no den ninguna señal de mala visión. Cuando entran al colegio pueden manifestar dificultad para ver el tablero y tener síntomas de cansancio o dificultad con la lectura. Es ideal que un niño empiece su vida escolar  con  un óptimo desarrollo visual y si lo requiere ya adaptado a sus gafas.

¿Se pueden prevenir o detener los defectos de refracción?

No existe evidencia actual de ningún tratamiento preventivo. El estado refractivo tiene relación con la forma y el tamaño del ojo, que vienen determinados genéticamente; por eso hay mucha tendencia a heredarlos. Por supuesto las medidas generales de cuidado y los buenos hábitos contribuyen a mantener la salud ocular pero no evitan la aparición de estos defectos.

Una vez diagnosticados deben tratarse para asegurar un buen desarrollo visual y evitar la ambliopía en los pequeños y mejorar el desempeño en los escolares; sin embargo el uso de gafas no mejora el defecto ni cambia su ritmo de progresión. Tampoco está comprobado que el uso de lentes de contacto especiales ( Ortoqueratología) pueda detener la progresión de la Miopía.

¿Cómo se tratan?

La primera línea de tratamiento son las gafas; en base a la refracción bajo cicloplegia se  mide el defecto para ello no es imprescindible que el niño ya pueda contestar a las pruebas de visión; la medida se toma en base a las sombras proyectadas en la retina con un aparato especial de fácil uso a cualquier edad (Retinoscopio) . Así el examinador determina si hay Miopía, Hipermetropía y/o Astigmatismo y los mide para decidir si requieren ser corregidos con gafas.

Los niños en general aceptan bien las gafas después de un periodo de adaptación que es variable.

Otra opción son los lentes de contacto para niños ya más grandes que puedan manejarlos y hacer uso responsable de ellos; también son una opción en casos especiales en que las gafas no sean una buena alternativa, que son muy pocos.

La cirugía refractiva con Laser es una opción  que actualmente se recomienda después de los 18 años; puede corregir Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo pero cada caso debe ser evaluado por un experto para determinar la viabilidad y seguridad de la corrección quirúrgica. Además hay casos en los que la cirugía está completamente contraindicada.

Ciertos casos especiales pueden considerarse quirúrgicos en niños más pequeños pero la recomendación general es el uso de tratamientos no quirúrgicos antes de esta edad.

Ver Más

AMBLIOPÍA

AMBLIOPÍA

¿Qué es? Comúnmente llamado “ojo perezoso”, es la disminución de la visión de uno o ambos ojos aún sin que exista un

Uso de gafas en niños

Uso de gafas en niños

Las principales indicaciones para formular gafas a los niños incluyen: • Mejorar su visión, para así mejorar también su desempeño y evitar

Inicie sesión para acceder a este contenido.